Bienvenido a este Blog sobre el Corpus Christi en La Puebla del Río.

El Blog es un espacio participativo, donde puedes publicar tus fotografías, hacer comentarios y de alguna forma enriquecer el soporte gráfico documental sobre nuestra fiesta grande.

Te invito a participar activamente y que publiques tus sugerencias y fotografías..

About Me

Mi foto
Antonio Tomás Pineda Romero
Ver todo mi perfil

Servitas-Ntra.Sra.Dolores

Mi foto
Página Web

Tertulia cofrade

Vista previa
El Nazareno

INFORMACIÓN

LA PUEBLA DEL RIO INFORMACION
Web con información de noticias y acontecimientos locales

2009, Corpus caluroso

2009, Corpus caluroso
Uno de los años más calurosos de los que se recuerdan. El termómetro marcaba 44º al paso de la Custodia por la calle Larga

Suscribete via email

Introduce tu dirección de email y te mantendremos informado de las novedades del blog:

QUEDAN...

Banda de música de las Tres Caídas de Triana

Loading...

Andalucía de cine - Puebla del Río

Loading...

Hdad. Rocío Puebla del Río

Vista previa



COMUNICADO DE LA JUNTA DE GOBIERNO DIMISIONARIA Y CESANTE, DE LA ILMA. HERMANDAD SACRAMENTAL DE LA PUEBLA DEL RÍO.

ASUNTO: Desarrollo del Cabildo General Ordinario de Cuentas y Extraordinario de Elecciones en la Ilustrísima Hermandad Sacramental de La Puebla del Río celebrado el 24 de octubre de 2013.

Como miembros de la última Junta de Gobierno de la Ilma. Hermandad Sacramental, no podemos dejar pasar la oportunidad, de expresar públicamente nuestra opinión unánime acerca de lo acontecido en el último Cabildo General de nuestra Hermandad.


En el sentido arriba indicado hemos de lamentar el desarrollo del Cabildo celebrado en el 24 de octubre incluyendo la carta del párroco y director espiritual de la Hdad. Pero antes de entrar en detalle os invitamos a la siguiente reflexión:


Es evidente que a la Festividad del Corpus no se le puede negar su carácter religioso; fundamentado en la Fe, y hay que velar por ello. Tampoco carece de importancia el orgullo con el que La Puebla del Río ha sabido vivir esa jornada de generación en generación haciendo de esta su Fiesta Grande por antonomasia; un rito que el paso del tiempo, al menos 425 años, se ha encargado de ir dándole forma, haciéndolo inseparable de sus gentes, de sus calles, de su historia. Es por ello que algunos venidos de fuera, ante esta innegable y especial circunstancia, deben hacer el esfuerzo por admitir también la emoción y la pasión como apelativos de la Fiesta del Corpus en esta población. Hay que partir de esta premisa para entender y valorar en su justa medida la experiencia del Corpus en La Puebla; y cuando se viven desencuentros en torno al Corpus por criterios diferentes u opuestos, no podemos obviar que estos casos están asistidos por la razón pero también por el sentimiento y la pasión. Cierto es igualmente que ante un conflicto en el que la pasión asume un protagonismo importante no resulta nada fácil la contención cuando el fragor del momento te impulsa a todo lo contrario. Efectivamente hay ocasiones de este tipo en las que resulta oportuno dotarse del temple necesario para establecer una distancia en el tiempo entre el momento en el que se produce el conflicto y el momento de responder al mismo. Dejar pasar el tiempo, sí, no para terminar depositando el problema, pusilánimemente, en un rincón olvidado de nuestra memoria; la más cómoda de las reacciones pero también carente de valor y de espíritu. Dejar pasar el tiempo, sí, para reflexionar y poder exponer con sosiego y claridad lo que la ofuscación del momento vivido te impide turbando el entendimiento. Es por ello que transcurrido un plazo prudente es elegido el momento presente para, desde la perspectiva del tiempo, compartir, aquí y ahora, nuestras propias impresiones y reflexiones del citado Cabildo en un intento, nada fácil, en el que la razón domine la emoción y la pasión. 
Esta convocatoria nos produce sentimientos encontrados. La alta participación, sin precedente en la historia reciente de la hermandad, pone de manifiesto la sensibilidad y el alto de grado de afección de los hermanos ante asuntos importantes y trascendentales. Es grato verificar signos que evidencian la existencia de una hermandad viva que es incapaz de permanecer pasiva ante determinadas situaciones. Pero también hemos de lamentar, y nos entristece, el desarrollo del Cabildo.


Con la preceptiva citación se formuló la convocatoria a Cabildo General Ordinario de Cuentas y de Elecciones. Con posterioridad, y cuando el plazo para la presentación de candidaturas hubo concluido, el párroco y director espiritual remite carta a todos los hermanos en la que, dado que no se ha formalizado candidatura alguna, presenta como la alternativa más viable “fusionar la Hermandad Sacramental con la Hermandad de los Dolores o con la Hermandad del Rocío”, aclarando en referencia a estas dos corporaciones locales que “en consultas realizadas a ambas, no existe inconveniente alguno”. Al inicio del Cabildo el mismo autor de la carta reconoce el cumplimiento de sus expectativas en cuanto a la masiva asistencia hermanos y, anticipándose a cualquier debate al respecto, admite la imposibilidad de la medida de la fusión. No todo vale; el fin no justifica los medios. Resulta especialmente grave que el director espiritual falte a la verdad, pues aún a sabiendas de la imposibilidad de la fusión esta es utilizada como estrategia o reclamo, implicando además a dos hermandades a las que hace cómplice del engaño. No se trata esta de una opinión o impresión sino la constatación de un hecho verificable por todos aquellos hermanos que leyeron la carta y asistieron al Cabildo. Hay que admitir que estas prácticas, censurables, generan siempre recelos y desconfianzas hacia la persona que las ejerce; cuando estas aparecen no tiene nada de extraordinario en el comportamiento humano el reaccionar con la queja cuando lo correcto es estar dispuestos a asumir las consecuencias y no responder posicionándonos en el victimismo o negando y desprestigiando la voz que alarma y reprueba presentándola como culpable; hay que responder no eludiendo el sano ejercicio de la autocrítica. Es sabio aprender de los errores pues son ellos los que nos construyen. En el asunto que nos ocupa, aun desconociendo el grado de implicación de las dos hermandades referidas, se demuestra poca altura de miras pues, al hacerlas participes del juego - con su consentimiento o sin él-, se les ocasionan problemas innecesarios; ya hubo manifestaciones de indignación y descontento de algunos de sus hermanos ante el silencio de algunos miembros de las respectivas Juntas de Gobierno allí presentes. Podemos entender que no era el foro adecuado para dar las oportunas explicaciones sino sus propios Cabildos Generales pues, a buen seguro se les demandará en los mismos, información al respecto. Hubiese sido oportuna y conveniente una carta del mismo autor en periodo electoral concienciando y animando a los hermanos a presentar candidatura, ¿pero qué sentido tiene el hacerlo cuando el plazo ha concluido? ¿cuál es la intención de los términos utilizados?; son cuestiones para las que no tenemos respuesta. Lo cierto y verdad es que se contribuyó, seguramente de forma involuntaria, a crear alarma, un clima de crispación nada deseable que se trasladó al Cabildo; lo cual es de lamentar. Tampoco resulta fácil de entender que, una vez desconsiderada la polémica fusión, el párroco y director espiritual plantee como única solución –sin otra alternativa posible- la constitución de una Gestora demostrando un desconocimiento mayúsculo al dejar sin respuesta la gran cantidad de preguntas que se formularon al respecto; resulta irresponsable no realizar una labor previa documental. Lo único que sabemos ciertamente es que dicha Gestora será presidida por nuestro párroco y director espiritual y que contará con la colaboración de algunos hermanos.


Independientemente de la carta y la implicación de las referidas hermandades hay que lamentar el clima de tensión y crispación con el que se desarrolló el Cabildo, alentado por el “caldo de cultivo” previamente creado y la pasión a la que antes hemos aludido. Entrar en detalles sería alimentar el morbo. Hemos de aprender la lección de que la Hermandad está por encima de las personas. 


Algunos miembros de esta Junta de Gobierno saliente poseen una larga experiencia de vida de hermandad sacramental y cuentan en su haber algún que otro Cabildo de Elecciones. Todos estos han concluido con unas palabras de agradecimiento y reconocimiento a la Junta saliente y con unas palabras de ánimo al Hermano Mayor entrante. En esta ocasión, lamentablemente, no hubo ni las unas ni las otras. Entendemos que no se han guardado las formas; ninguna de las muchas acciones llevadas a cabo por la Junta saliente ha merecido la menor referencia pública, ¿acaso todo lo realizado ha estado mal? ¿no hay nada reseñable?. También es lamentable el que no hubiese un agradecimiento público a aquellos miembros de Junta que hicieron el notable esfuerzo de no dimitir para colaborar en el proceso electoral. 


En fin, un Cabildo del que nadie se puede sentir orgulloso. Lamentable y profundamente triste.


Por otra parte, todos y cada uno de los miembros de la Junta de Gobierno dimisionaria tiene el deber de agradecer el apoyo y el ánimo prestado por infinidad de hermanos de esta Corporación, decana de La Puebla.


Atte. 

Junta de Gobierno Dimisionaria y Cesante de la Ilma. Hermandad Sacramental de La Puebla del Río. (2009-2013).